Seis provincias españolas aglutinan la mitad del porcino

Sectores: Porcino
Seis provincias españolas aglutinan la mitad del porcino

El censo porcino crece casi un 4% desde 2005

El censo de ganado porcino en España ha registrado un aumento del 3,7% entre 2005 y 2010 hasta situarse en 25,8 millones de cabezas. Por categorías, los lechones, los cerdos de entre 20 a 49 kg, así como los de sacrificio registraron aumentos, en tanto que los reproductores disminuyeron (7,1%). Lleida, Huesca, Zaragoza, Murcia, Barcelona y Segovia son las seis provincias que aglutinaron en 2009 la mitad de la producción porcina.

El número de explotaciones de ganado porcino en España ha registrado un retroceso del 4,9% entre 2007 y 2010 pasando de 99.561 a 94.725 unidades productivas, con motivo de la caída de la rentabilidad económica de la actividad, por lo que han ido desapareciendo las de menor tamaño. Sin embargo, el nivel de abastecimiento ha aumentado hasta alcanzar un 153,3% debido a que las explotaciones que han quedado se han hecho más grandes.

El volumen de ganado sacrificado fue de casi 55 millones de ejemplares en 2010, mostrando un descenso medio del 2,5% en el periodo 2005-2010. Barcelona, Girona, Murcia, Lleida y Málaga aglutinaron en 2009 el 54% del sacrificio de cerdos.

El sector porcino español está avanzado hacia un modelo productivo de integración vertical en el que operan grandes empresas como El Pozo Alimentación, Grupo Batallé-Juia, Grupo Jorge o Grupo Vall Companys, de acuerdo con a información publicada en la monografía “El sector porcino en España” de Cajamar.

España se sitúa entre los tres primeros proveedores de carne de cerdo a la UE-27 con un 14% de cuota de mercado, tras Alemania y Dinamarca, con un 24,4% y 16,5%, respectivamente. En la última década, las exportaciones españolas de porcino han aumentado en un 167%, siendo los principales destinos Francia, Italia, Portugal y Alemania. España ocupa un destacado puesto como exportador de jamón curado y carne porcina, siendo el segundo y cuarto proveedor comunitario respectivamente.

El encarecimiento de los costes de producción entre 2007 y 2008 por el progresivo aumento de la alimentación del ganado ha sido uno de los principales problemas del sector. Esta tendencia se corrigió en 2009, aunque ha vuelto a repuntar a partir del verano de 2010. Además, los ganaderos están percibiendo un bajo precio por los animales, tanto para matadero como para vida. De hecho, en 2009 el precio de los cerdos cebados registró un descenso del 3,7% respecto al año anterior. El incremento de la producción comunitaria es otro factor a tener en cuenta, provocando un desajuste entre la oferta y la demanda.

Otro aspecto a destacar es el relativo a los diferenciales existentes entre el precio en origen y destino, siendo de un 300% para la carne de cerdo blanca (el segundo mayor margen, por detrás de la ternera de primera)