ISMUR y UCCL, llaman a todas las mujeres del medio rural a sumarse a la huelga feminista el 8 de marzo


Fecha: 
07/03/2018


ISMUR y UCCL, llaman a todas las mujeres del medio rural a sumarse a la huelga

 

feminista del 8 de marzo

 

LA UNIÓN HACE LA FUERZA

 

 

 

 


Las desigualdades en el entorno laboral, en la falta de corresponsabilidad en las tareas del

 

hogar y cuidados y la violencia de género son para ISMUR los principales motivos para

 

aunarse y reivindicar cambios por todas las mujeres juntas. La unión hace la fuerza.

 

 

 

MIÉRCOLES, 7 DE MARZO DE 2018: ISMUR, un año más, dedica el 8 de marzo a la

 

 

 

reivindicación de la visibilización de las mujeres y sus derechos aún

 

cuestionados, con especial atención en las mujeres del medio rural, quienes

 

 

sufren un doble estigma, el de ser mujer y el de pertenecer a un medio que les

 

 

 

dota de escasos servicios y recursos, dificultando, más si cabe, su desarrollo en

 

dicho medio. ISMUR reivindica el protagonismo de todas y cada una de las

 

mujeres en todos los ámbitos: laboral, estudiantil, familiar, etc., y para ello, se

 

suma a la Huelga Feminista, convocada por el movimiento feminista estatal

 

sumándose también al internacional, con la que se pretende demostrar que si

 

las mujeres paran ese día, se para el mundo, que si nuestro trabajo vale menos,

 

el mundo vale la mitad; que si nuestro talento no se valora, toda la humanidad

 

pierde.

 

ISMUR representa la lucha por la visibilidad de las mujeres rurales, por su

 

empoderamiento, por la generación de una conciencia colectiva que busque

 

más justicia y más igualdad. Llevamos años de mucho trabajo, de peleona

 

reivindicación y lucha por tantas injusticias, desigualdades, ausencias, de tesón

 

y vuelta a empezar buscando otros caminos, pero nunca de resignación. Cada

 

punto de llegada ha sido para nosotras otro de partida. Es por ello, que esta

 

Huelga Feminista supone una oportunidad histórica para demostrar a la

 

sociedad el papel fundamental que desempeñan las mujeres en el ámbito

 

laboral, estudiantil, de cuidados y en el consumo.

 

Esta huelga se asienta en las bases de la desigualdad extrema que las mujeres

 

han venido y vienen sufriendo a lo largo de la historia, tal y como nos muestran

 

las diferentes fuentes estadísticas:

 

- Las mujeres seguimos sufriendo segregación vertical, el llamado “techo de

 

cristal”, un techo que, impuesto por la sociedad patriarcal a la que

 

pertenecemos, nos impide acceder a los órganos de dirección y de toma de

 

decisiones en empresas, sindicatos agrarios, cooperativas, etc., siendo éste

 

uno de los principales problemas para la consolidación de las mujeres en el

 

mundo laboral.

 

- Las mujeres sufrimos la llamada “brecha salarial”, es decir, cobramos

 

menos por el mismo trabajo que realiza un hombre, lo que impactará en

 

la brecha de pensiones de autónomas agricultoras y ganaderas, ya bajas

 

de por sí.

 

- Las mujeres realizan ¾ partes del trabajo doméstico y familiar, lo que da

 

lugar a la existencia de la “doble presencia”, sumando a la actividad laboral

 

el trabajo doméstico y de cuidados, que por el simple hecho de ser mujeres

 

 

se viene cargando en nuestra mochila.

 

 

 

- La violencia de género sigue siendo un gravísimo problema de Estado al que

 

no se le ponen medios ni voluntad para acabar con él, las mujeres siguen

 

siendo asesinadas por sus parejas o exparejas y, en muchas ocasiones,

 

cuestionadas cuando denuncian estas situaciones violentas.

 

- Las mujeres han venido sufriendo un trato desigualitario también en el

 

entorno estudiantil y en el espacio destinado al recreo, siempre dejando en

 

un segundo plano las necesidades, ilusiones y deseos de las mujeres y niñas.

 

Por todo ello, y mucho más, desde ISMUR consideramos prioritario el diseño de

 

políticas de igualdad entre hombres y mujeres, dentro y fuera del ámbito

 

laboral, que permitan la corresponsabilidad, conciliación, flexibilización de

 

jornadas, permisos igualitarios e intransferibles por paternidad y maternidad,

 

etc., así como una dotación presupuestaria “lógica” y realista, basada en las

 

necesidades reales de las mujeres y, por ende, de nuestra sociedad; de esta

 

forma podremos ver cómo las mujeres consiguen desarrollarse en todos los

 

ámbitos de su vida (laboral, personal y familiar), en igualdad de condiciones

 

que los hombres.

 

Las mujeres seguimos siendo ASESINADAS a manos de nuestras parejas y

 

seguimos sin ver modificaciones en la Ley y dotaciones presupuestarias que

 

permitan una protección real y efectiva de las víctimas, por ello, consideramos

 

que nuestra voz tiene que ser escuchada YA! Porque BASTA YA!, NOS

 

QUEREMOS VIVAS!, YO TE CREO!, MEE TOO!… lo podemos decir de mil

 

maneras, pero lo que necesitamos es que se nos escuche, se nos entienda y se

 

nos trate, de una vez por todas, como ciudadanas en igualdad de derechos y

 

condiciones.

 

Por todo ello, el 8 de marzo será nuestro día. El día de las mujeres en todo el

 

mundo.

 

 

AdjuntoTamaño
cp20180306_apoyo_a_la_huelga_feminista_8_de_marzo.pdf205.15 KB